staff.
links.
awards.
Otoño - 15°C - Lluvioso y Neblinoso.¡Bienvenido a la maravillosa ciudad de Whonøswere! Una ciudad ubicada en medio de la nada, aparentemente. La maldición de aquella ciudad es que ha permanecido ahí toda su vida, y todos los que entran ahí no pueden salir de ella ni encontrar el camino por el cual han ingresado. Sus replicas de que hay otras ciudades caen en oídos sordos ante los ciudadanos de casi tan desolada ciudad, pues ellos mismos aseguran que es la única ciudad que prevalece y más allá de los bosques en realidad no hay nada. El carnaval al otro lado del bosque esta lleno de diversión y dulces que te llenan de caries, pero en su centro hay una perversión y maldad que solo unos cuantos pocos pueden ver, y solo unos de ellos viven lo suficiente para decir que es lo que ocurre.
Whønoswø
hannibal lecter
link#
link#
link#
pues los premios
Afiliados Élite (14/40)
Jugando con DiosesForo RPG NarutoEast of EdenNoragami RolerFate/Corrupt Phantasm
Hermanos (01/05)
Directorio (02/10)
© HARDROCK

◺ between heaven & earth ◹ ━ historia y ambientación.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

avatar
Admin
Mensajes :
40

Fecha de inscripción :
25/10/2015

Ver perfil de usuario

http://carnival.activo.ws

Mensaje por Whønoswø el Dom Oct 25, 2015 11:10 pm


once again we dance in hell

☞  Prefacio.

Abren los ojos; pesados, cansados, arden y la tenue luz del ¿día? Es suficiente para hacerles chillar, buscar refugio detrás de la poca sombra protectora que produce sus manos al ponerlas sobre la frente y ver que más hay delante. ¿Qué hay? ¿Qué hay? A lo lejos, pequeños edificios grises se levantan y saben que han llegado, el destino no importa así como tampoco pensar de donde han venido o como es que sabían que su viaje había acabado, lo importante es que aquel viaje infernal entre caminos estrechos y perdiendo a muchos entre los árboles espesos había acabado.

O eso ansiaban creer, pero no había hecho más que comenzar.

El pueblo nació en la miseria, creció en miseria y no parecía que su futuro poco brillante fuese a cambiar; en realidad parecía estar nublado en extremo por la niebla y el humo del carbón. Los años pasaban, a pesar de que nadie estaba seguro de cuando ha terminado un día y empezado el otro —especialmente gracias al que el sol podía salir en medio de la noche u obscurecer repentinamente—. Un día simplemente acordaron decir que era el primer día de enero del segundo año en su estadía. Fue un hombre llamado Lazarus J. Baptista quien le dio un sentido del tiempo a la población que trabajaba todos los días sin tener idea de cuando empezar, elegido poco tiempo después como el primer alcalde de Whonøswere.

Un pueblo volvía a activarse y a la par un circo del otro lado del viejo camino entre los bosques. ¿Quién lo empezó? Nadie lo supo con certeza, tampoco les interesaba en ese momento. Ignoraban a los familiares rostros con pintura que se colocaban en las esquinas de las calles sosteniendo brillantes volantes, o al menos por los primeros dos meses, hasta que alguien dejó de levantar el polvo de viejas acciones y se dio cuenta de que habían más de ellos y la hermosa dama que intentaba vender flores ya no estaba en aquella vieja tienda que ella había restaurado. Curioso fue encontrar que, en una de las primeras visitas entre nervios alterados por escuchar constantemente la fantasmal música que provenía del carnaval haciendo eco por todo el bosque, había una nueva función que incluía a una bella dama de extremidades anormalmente largas y el rostro lleno de flores.

El carnaval poseía luces brillantes, espectáculos que divertían u horrorizaban de tal forma que no se podía dejar de observarlo pero la verdadera naturaleza el acto aún estaba oculta detrás el montón de risas casi histéricas que los espectadores escuchaban y a las cuales los actores parecían sordos. Ninguno de ellos distinguía si alguna de esas risas iban o venían, pero tampoco podían imaginarse que el acto se extendía mucho más allá de las gradas. La curiosidad de muchos hizo preguntar a unos cuantos artistas quien era el dueño de todo aquel espectáculo, pero casi todos ellos solo balbuceaban palabras y abrían los ojos como platos mientras miraban a todas partes e intentaban formar oraciones tontas y burdas, no aportaban en nada, pero casi todos ellos acordaban que se trataba de un hombre y que aquel lugar había estado siempre ahí. ¿Qué tonterías decían? Tanta agua verde habían bebido que seguramente estaban alucinando.

El Alcalde Baptista jamás colocó un pie sobre el carnaval de manera voluntaria, detestaba aquél lugar y era famoso por arrugar el gesto apenas se mencionaba algo relacionado a los payasitos que se ponían en las esquinas de las calles a repartir volantes; “No son Payasitos” Declaraba “Son engendros con un olor horrible, a azufre o huevo podrido”. Un día visitó a aquel lugar, siendo la primera y última vez que lo hiciera; Un día de Noviembre del doceavo año declaró que las idas a aquel carnaval estaban terminalmente prohibidas, bajo la excusa de que deberían trabajar constantemente en mejorar el precario estado de ese pueblo si deseaban mantenerse ahí, crear un hogar para la siguiente generación y no volver al infernal recorrido del cual habían provenido. Echó a todos los repartidores de volantes que estando en las puertas del pueblo solo sonrieron “No se preocupen, el show regresará el siguiente mes”.

La tragedia marcó a muchos una semana después, una fuerte enfermedad debilitaba a las personas y con una tos fuerte que parecía que estuvieran a nada de escupir sus entrañas. Los pocos doctores que había no sabían dar razón de tan terrible enfermedad que estaba acabando con las vidas de muchos, aunque ningún funeral fue realizado. “¡La enfermedad es tan fuerte que hace desaparecer los cadáveres! Expiran su último aliento y cuando te das vuelta su cadáver se ha desintegrado!”

Un mes después, el 11 de Diciembre y asolado por la necesidad de una respuesta demandada por los pobladores en conjunto con la repentina desaparición de la menor de sus hijas, Baptista se encontraba entre la espada y la pared.  Sin a quien recurrir había considerado tomar su propia vida, pero una carta llegó a él, una carta perfumada dirigida a él de parte de un tal “Whønoswø” —aparente dueño del circo— quien le proponía hablar de una negociación para darle una “medicina” de aquella rara enfermedad que sus propios actores habían sufrido y revelarle el paradero de su hija.

Nadie sabe que fue lo que vio ahí ni de los tratos que se hicieron, pero regresó completamente pálido y en su mano un maletín con una extraña y espesa medicina que curó a gran parte de los enfermos. No volvió con su hija.






☞ ambientación
¡Bienvenido a la maravillosa ciudad de Whonøswere! Una ciudad ubicada en medio de la nada, aparentemente. La maldición de aquella ciudad es que ha permanecido ahí toda su vida, y todos los que entran ahí no pueden salir de ella ni encontrar el camino por el cual han ingresado. Sus replicas de que hay otras ciudades caen en oídos sordos ante los ciudadanos de casi tan desolada ciudad, pues ellos mismos aseguran que es la única ciudad que prevalece y más allá de los bosques en realidad no hay nada.

La ciudad es bastante pobre, la poca riqueza y beneficios que hay se reparten entre unos pocos, y el resto de la población apenas se las apaña para poder sobrevivir un día más. Se respira el aire de miedo, no solo ante la incertidumbre de si se podrá comer al día siguiente, si no que todos en el fondo saben que algo simplemente no va bien, pero tienen tanto miedo como para hacer un comentario al respecto.

Justo en el bosque se encuentra un carnaval, el cual lleva el mismo tiempo que la ciudad ahí. El carnaval no es más que un pequeño infierno decorado en extravagantes luces y juegos, donde cualquier idiota que cree que conseguirá un poco de fama y aparente diversión que tienen muchos artistas encontrará que detrás de los actos no hay más que un mundo desquiciado lleno de escasa o nula moral, aberraciones y tortura constante. Una vez que ingresas como miembro del circo no puedes salir de ahí a menos que te mueras, e incluso nadie puede asegurar que después de la muerte te puedas librar completamente.

Los trabajadores, aquellos que atienden puestos en el carnaval o se encargan de limpiar después de cada acto no están más a salvo que los artistas, su trato es mantener el pico cerrado, obedecer y su vida se respetará tal y como esta en ese momento.

¿Puedes resolver los misterios de esta ciudad y el carnaval antes de que estos te consuman, Invitado ?

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.